¿Sabías que tengo que aprender a regular mis emociones antes de seguir reglas y comprender límites? ¡Así es! Tampoco nací con la capacidad para calmarme. Necesito que tú u otro adulto de confianza me ayude a manejar mis sentimientos y emociones intensos. Aprenderé a calmarme por medio de mis interacciones contigo y con otros adultos cariñosos que forman parte de mi vida. Este aprendizaje comienza con el nacimiento y continúa toda la vida. Como soy tan pequeño, lo primero que tengo que aprender es a calmarme. Todos los bebés encuentran su propia forma de calmarse. Puedes mostrarme distintas formas: me calmo cuando me tienes en brazos y me meces o me cantas, o cuando me chupo el dedo o me das un chupete. Cuando me muestras cómo calmarme, aprendo que puedo confiar en ti y recurrir a ti para sentirme seguro. Recuerda que, cuanto más calmada estés, más calmado estaré yo. Si mi llanto te molesta, ponme en un lugar seguro, como la cuna, y tómate unos minutos para calmarte. Tú y yo estamos mejor cuando tú mantienes la calma. Yo necesito que tú me cuides y me ayudes a controlar las emociones durante este primer año de mi vida. Es bueno saber que no puedes malcriarme en los primeros meses de vida. Necesito tu amor y consuelo para aprender a sentirme seguro y confiado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>